Google+ Followers

viernes, 13 de julio de 2018

Sólo Hubo Algunos Pequeños Avances

El ministro de Gobierno, Pablo Farías, evitó polemizar con el ex gobernador Antonio Bonfatti por las tratativas entre Miguel Lifschitz y Mauricio Macri para que éste cumpla la sentencia firme de la Corte Suprema de Justicia de noviembre de 2015 que lo obliga a saldar la deuda con Santa Fe por coparticipación. Bonfatti dijo que el plan del macrismo de pagar con obras públicas le parecía un “chiste” y sugirió que un trato así “no resiste” el Tribunal de Cuentas ni la Legislatura. Ayer, Farías aclaró que hasta ahora “no hay ningún acuerdo”, adelantó que las negociaciones “van a seguir” hasta que la “propuesta sea satisfactoria” para la provincia. Y explicó cómo es el paquete del acuerdo: la deuda histórica era de 22.000 millones de pesos, la última actualización de Santa Fe la elevó a 54.000 millones, pero la Nación sólo reconoce 31.900 millones y propone cancelarlos en bonos en pesos (a 12 años de plazo y tres de gracias, hasta 2033). Y en compensación, ofrece financiar obras por 54.000 millones más. Lifschitz exige que esas obras se hagan en tres años, entre 2019 y 2021, con la garantía de una cláusula gatillo que ante cualquier incumplimiento la provincia pueda resarcirse del capital que le debe la Nación. “Es una propuesta integral, es más que obras”, expresó el ministro.

Farías dijo que en la última reunión de Lifschitz y el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, en la Casa Rosada “hubo algunos pequeños avances. Todavía no se ha logrado un acuerdo, vamos a seguir buscándolo. El gobernador en persona está desarrollando estas negociaciones. Las reuniones van a seguir en los próximos días y esperamos lograr que la propuesta (de Macri) sea satisfactoria para la provincia”, agregó.

- ¿Cuáles son los puntos que no convencen a Lifschitz? –le preguntó un colega.

-Nosotros queremos que el reconocimiento de la deuda sea lo más integral posible –contestó Farías. 

Una de las cuestiones en debate es la actualización. Santa Fe plantea que la acreencia ya llegó a 54.000 millones, pero la Nación sólo reconoce 31.900 millones que propone cancelar en bonos en pesos a 12 años de plazo y tres de gracia. “Lo que queremos es que esos bonos realmente le sirvan a la provincia. Cualquier propuesta que se haga va a tener impacto en las próximas gestiones de gobierno, por lo tanto, queremos que el impacto en la provincia sea el más satisfactorio posible”, apuntó.

Acerca del segundo punto del acuerdo de compensar la diferencia entre la deuda histórica y actualizada con el financiamiento de obras por otros 54.000 millones de pesos, Farias dijo que es “un monto muy importante”. Ahora, “se trata de que esas obras se realice en muy poco tiempo”, en obvia referencia al plazo de tres años, de 2019 a 2012, que exigió Lifschitz. “Son obras que hoy no están previstas. Si logramos que se realicen en poco tiempo serían un plus importante para Santa Fe. Y si no se realizan en el plazo convenido, queremos que la provincia pueda resarcirse de manera de recibir el capital que la Nación le debe”, sostuvo el ministro.

- ¿Cómo cayeron las declaraciones del ex gobernador Bonfatti, que dijo era un chiste que la Nación pagara la deuda con obras?

- Si fuera solo un pago con obras. Pero la propuesta (de la Nación) es más integral, se habla de bonos y de un monto muy importante de obras en poco tiempo. Y que si no se hacen esas obras, habrá un resarcimiento a la provincia. Es mucho más que obras. Si fueran sólo obras habría que revisar en particular, pero la propuesta es más que obras –explicó.

El ministro también le bajó el tono al pedido de Macri para que Santa Fe adhiera a la ley de ART. “Ese es un tema que se discute en la Legislatura. Hay que ser respetuoso de los tiempos legislativos y de las diversas opiniones. No es un tema sobre el que se pueda plantear una posición tan cerrada, merece ser analizado en todos los aspectos. En Santa Fe, trabajamos la problemática de la salud laboral desde distintas perspectivas y funcionan los comités de Seguridad e Higiene en el Trabajo, en los que fuimos pioneros en el país. El Ministerio de Trabajo controla las condiciones en que los trabajadores desarrollan sus tareas, hay una presencia importante del Estado. Con lo cual, no es cierto que si no se adhiere a la ley no se está haciendo nada, al contrario. Es un tema que merece el debate que se está dando y hay que respetar los tiempos legislativos.

- ¿El pedido de Macri tienen algún trasfondo?

- Evidentemente, el gobierno nacional tiene un interés muy particular en que se adhiera a esa ley lo antes posible. Hay aspectos en los que podemos estar de acuerdo y en otros no. La decisión la tiene la Legislatura –concluyó Farías.

“Mientras las estadísticas son cada vez más duras y las consecuencias en la salud pública son pandémicas por los accidentes de tránsito, el Gobierno Nacional recorta obras viales en rutas muy transitadas -como la 11- que atraviesan decenas de localidades en la provincia de Santa Fe”, agregó Medús. Y luego presentó un pormenorizado informe sobre accidentología.

“Solo en el tramo Recreo, durante 2016, 2017 y el primer semestre de 2018, hubo 15 personas que perdieron la vida en distintos siniestros viales, hubo cientos de accidentes y mucha gente lesionada. Esto surge de cruzar datos de los ministerios de Salud y Seguridad de Santa Fe, de la Agencia de Seguridad Vial provincial, y la Dirección de Salud del gobierno de la ciudad de Recreo”, acotó.

El concejal recreíno señaló que los resultados preocupantes de dicho estudio motivaron a presentar junto a sus compañeras de bloque la declaración de emergencia. “Nos inclinaron a tomar una acción veloz para garantizar que las autoridades nacionales pongan atención sobre esta importante arteria para toda la provincia”, remarcó Daniel Medús.

Asimismo, añadió que “las estadísticas revelan que en 2016 hubo 128 siniestros viales con 5 víctimas fatales. En 2017 se redujo el número de siniestros, pero aumentaron a 8 los fallecidos. Y en lo que va de 2018 ya hubo dos pérdidas humanas producto de accidentes. Si bien los decesos son la primera alarma, decenas de personas sufrieron lesiones incapacitantes”, explicó.

Hasta ahora el municipio local -a cargo del intendente Omar Colombo (FPCyS)- se encargó de sostener algunas banquinas críticas del distrito, principalmente utilizadas por el transporte de colectivo. Sin embargo, esa obligación es nacional y las arcas locales sienten el peso económico de realizar arreglos permanentes porque la Casa Rosada no hace trabajos estructurales.

Allí no termina el problema, puesto que Nación decidió terminar la concesión sobre la ruta y despidió a 120 trabajadores que estaban en los peajes de Nelson, Videla, Reconquista y Florencia. Si bien los que transitan por esa vía pueden sentir cierto alivio por no pagar ninguna tasa, ahora ni siquiera hay un servicio de auxilio y que garantice trabajos mínimos sobre la calzada.

-Autoridades del Gobierno Nacional y dirigentes de Cambiemos señalaron que las obras se van a realizar sobre la ruta 11.

-No han pasado de ser meras expresiones de buena voluntad. Hasta aquí lo único concreto con la ruta 11 es que decenas de familias quedaron sin trabajo por una decisión de los funcionarios nacionales. Hace dos años y medio, vienen insistiendo en hacerse cargo pero esas pronunciaciones quedaron en nada.

A su vez, el edil recreíno recordó que “hubo en los dos últimos años sucesivos anuncios de obras, autovía, ruta segura, reparación y todas ellas siguen aún sin concretarse. El Gobierno Nacional tiene la responsabilidad constitucional de garantizar a los ciudadanos el derecho a la circulación, y la población necesita condiciones adecuadas para circular de manera segura y llegar a destino”.

Al analizar estas situaciones y ver que no había respuestas, los concejales tomaron la definición de declarar la ruta nacional 11 en estado de emergencia. Con esta acción pretenden generar mayor presión sobre los responsables de la Dirección Nacional de Vialidad y el Ministerio del Interior a los fines de que den respuestas concretas y claras para atender a esta urgencia.