Google+ Followers

lunes, 9 de julio de 2018

Afirman Que Hay Quince Mil Empleos En Riesgo Si Cae La Obra Pública

Dirigentes de la Uocra le pidieron a senadores del PJ que autoricen al gobernador Lifschitz a tomar deuda por 500 millones de dólares para continuar el ritmo de obras de la provincia y sostener la empleabilidad del sector.

Quince mil puestos de trabajo entrarán en riesgo en tres meses si no se reactiva la obra pública, denunciaron las delegaciones regionales de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra). Por ese motivo, los gremialistas del rubro fueron a reunirse con los senadores del peronismo para pedirles que avalen el proyecto de endeudamiento por 500 millones de dólares que impulsa el Ejecutivo y, suponen, reactivará la economía del sector. Del gobierno nacional, dicen, esperan poco y nada. "La Nación no le va a dar más plata a Santa Fe, están buscando la forma de asfixiar a la provincia", pegó el secretario adjunto del sindicato Sixto Irrazábal.

El gobernador Miguel Lifschitz envió un proyecto de ley al Senado a mediados de mayo con el que pide autorización para tomar deuda en el exterior por 500 millones de dólares. El mandatario socialista pretende así buscar recursos para agilizar la obra pública en los municipios y comunas de la provincia. Pero la mayoría peronista se tomó su tiempo para analizar la iniciativa en detalle. Confiados, los senadores frentistas volcaron todas sus expectativas al jueves de la semana pasada, día de la última sesión antes del receso, pero la falta de acuerdo con la oposición hizo que se cayera la sesión, por un lado, y el tratamiento del endeudamiento, por el otro. Ahora habrá que aguardar la reanudación del período ordinario, en agosto.

Desde la Uocra siguen con atención el debate del proyecto. Por esa razón, una buena cantidad de dirigentes del gremio se reunió con tres senadores del PJ, el partido que tiene la llave para darle ritmo a la obra pública provincial, a interpretación de los sindicalistas. Además de Irrazábal, asistieron el secretario general de Rosario y miembro de comisión nacional del gremio, Carlos Vergara, el apoderado Gerardo García Petit y el secretario general de Santa Fe, César Casina, entre otros. Los recibieron los legisladores Armando Traferri, Osvaldo Sosa y José Baucero.

"Vemos la situación con preocupación: las obras nacionales van a terminar y no se van a habilitar otras. Y sobre las obras de la Provincia, para que empiecen nuevas, el gobierno necesita tomar deuda", apuntó Irrazábal en diálogo con Rosario/12. El sindicalista se retiró de la reunión con un tono comprensivo para con los senadores. "No es que no querían aprobarlo, quieren poner algunas cláusulas, que realmente lo que se pide sea para hacer la obra pública necesaria y no sea desviada. Creo que no va a haber problemas, se van a sentar con el Ejecutivo y nos dijeron que de parte de ellos no hay problema, lo que no quieren es que se use para sueldos otros y gastos", amplió.

Mediante un comunicado, los legisladores dijeron que se comprometieron "a seguir trabajando en forma conjunta" para avanzar en medidas y propuestas que, "además de evitar las nefastas consecuencias que genera la pérdida de empleo, alienten la continuación de las obras comenzadas como así también las prometidas y licitadas o en proceso de licitación". Los senadores del PJ gestionarán una reunión con las cámaras de la Construcción de Santa Fe y Rosario para analizar la problemática en forma conjunta y anticiparse a la crisis "que se producirá inevitablemente si la caída de obra pública no se detiene". Asimismo, afirmaron que "siempre" acompañaron la generación de obra pública en Santa Fe "estableciendo procesos transparentes para que el destino de los fondos comprometidos sea específico y no se derive a atender gastos corrientes".

"Lo que tiene la construcción es que se va cayendo de a poco, porque van eliminándose las obras, se van diezmando los trabajadores de a poco. En octubre se estarían perdiendo, si no se activa la obra pública, quince mil puestos de trabajo", reveló el gremialista, quien adujo que la situación de retracción también afecta al sector privado. "Si se para la obra pública también afecta a los privados, porque están dependiendo también de la pública, los costos que se están registrando son altísimos y los terrenos están en dólares".

La Uocra pone por el momento expectativas en una mejora en el ritmo de obra pública provincial, no así en la que Nación invierta en la región. "No quiero ser pesimista, pero si no nos dieron antes no nos van a dar ahora, creo que están buscando la forma de activar algo el año que viene, porque es un año electoral, pero solamente por levantar un poco la imagen. Pero a la provincia no le llega más nada", cerró Irrazábal.