Google+ Followers

domingo, 10 de junio de 2018

El Caso Olvidado. Caso Hanna Farah

En la noche del 30 de agosto de 2017, al tiempo que se desarrollaba una campaña electoral en toda la provincia de Santa Fe, Esteban Hanna Farah, hería de muerte a Leandro Damián Durando Culaciati (35) en la intimidad de una dependencia de la propiedad que compartía con su madre Alicia Del Carmen Rouivier, quién oficiaba de Candidata a Concejal en el segundo lugar en una de las listas opositoras al oficialismo reinante. Se fijó audiencia imputativa en tiempo record, se fijó Caratula siguiendo el proceso judicial en sus carriles normales. A Hanna Farah le fue denegada la libertad hasta el juicio, luego de varias presentaciones de su defensor entendiendo, luego de 8 meses, la violación y agravios a sus derechos en el proceso.

El sonado caso Esteban Hanna Farah, /homicidio/ por su particularidades y, en especial, atento a que su madre constituía presencia en el segundo lugar en una lista opositora al oficialismo florentino, luego del luctuoso episodio, el caso tomó ribetes particularmente olvidados y no parece haberle interesado a nadie el proceso judicial que puso en claro los verdaderos hechos y motivos que acontecieron en la noche del 30 de agosto de 2017, luego de las 21:15 hs., en que fuera notificado a las autoridades competentes al escucharse dos disparos en el domicilio de Alicia Del Carmen Rouivier, que compartía con su hijo, Esteban Hanna Farah.

   La fatídica noche en que Leandro Damián Durando Culaciati (35) fue sorprendido por Hanna Farah en el dormitorio de la madre del imputado; disparando en dos oportunidades en su humanidad produciéndosele la muerte en el trayecto al nosocomio, el imputado fue detenido y entregado a la justicia ordinaria conforme someterse a los procesos judiciales previstos y exigibles. Esteban Hanna Farah tenía 26 años, no registraba antecedentes alguno; hombre de campo que compartía una rutina de pueblo cuya particularidad lo alejaba de reuniones ruidosas y multitudinarias. Era reservado y de familiarizarse con poca gente. Trabajaba en el campo de su padre y compartía una dependencia adyacente con su madre. Íntimos de su vida indican que lo aconsejaba su desconfianza por su propia intimidad y en especial, de la intimidad de su hogar. Tenía miedo que lo roben, que lo asalten. Dato que explica la presencia de un revólver y el hecho de estar permanentemente cargo con proyectiles para usarlo ante lo que consideraba una urgencia o una situación de vida o muerte.

   En la noche del 30 de agosto compartía en el patio de su casa con un amigo, que al ingresar al interior del domicilio, escuchó ruidos y voces en el cuarto de su madre que permanecía oscuro. Alertado por su desconfianza, tomó el revólver cargado que yacía en un mueble cercano, ingreso al cuarto de su madre y disparó a un bulto que confundió con un intruso que lo consideró violento comprendiendo que ultrajaba la intimidad de su madre. El primer disparo sucedió al segundo que sobrevino entre gritos y confusión. Esteban Hanna Farah y Leandro Damián Durando Culaciati no se conocía, no establecieron una amistad ni formaban parte de los mismos círculos sociales. Solo eran vecinos de una pequeña localidad en que no considerar la existencia del otro es casi imposible de negar. Fue detenido y puesto a consideración de la justicia competente sin que mediara resistencia alguna, según rezan en los informes periciales y policiales.

   Atento al proceso, las partes acordaron facilitarle la prisión domiciliaria a los 6 meses de su detención. Luego de cumplido los pasos procesales sin alteraciones en el expediente ni resultara la aparición de declaraciones contradictorias a lo declarado por Esteban Hanna Farah o que cambiaran el proceso investigativo, las partes acordaron prolongar el pedido por dos meses más. Lo cierto es que luego de presentación del abogado defensor y ante lo que se considera agravios en desmedro de derechos del imputado, el viernes últimos, la Jueza que entiende en la cusa, decidió otorgar la prisión preventiva que obligará permanecer en prisión hasta la audiencia preliminar al mismo, y deberá reconsiderar el pedido de su abogado defensor, que ya en reiteradas oportunidades y ante lo que considera un agravio a los derechos de su defendido, ha solicitado su prisión domiciliaria.

   En el proceso, su abogado defensor denuncia el sometimiento a pericias psiquiátricas conforme un informe que permitirá la aplicación de la solicitud del Fiscal. Del hecho, su abogado defensor cuestiona haber sido informado su cliente, sin embargo, no así su abogado defensor, hecho que considera irregular por parte del proceso, agraviando los derechos de su defendido.

   “Así, y tal como manifesté al interponer recurso de Apelación, S.S., ha hecho caso omiso a las manifestaciones de ésta defensa en relación, a que el imputado en esta instancia, NO QUIERE SOMETERSE A PERICIAS PSIQUIÁTICA ALGUNA, y siendo necesario tal como lo reconoce la doctrina y jurisprudencia, la voluntad del imputado para dicho acto; ya que se pretende utilizarlo como objeto de prueba, S.S., no podría ordenar que la misma se realice coactivamente como lo ha hecho, así como que agravia a la defensa que S.S. ordenara se expida la junta de Salud Mental a petición del Fiscal y sobre los puntos de pericia propuestos; ya que la misma Ley impone que la junta de Salud Mental se expedirá únicamente sobra la imputabilidad o capacidad de comprender los actos del proceso del imputado y tal como consta en los registros del Audios y Videos de la audiencia que diera origen a la resolución que apeló, el fiscal ha solicitado punto de pericia sobre pretendidos hechos del proceso, lo que nos agravia.”, reclama parte del petitorio presentado por defensa.

   Se advierte en la prórroga y dilación denegando al imputado el reconocimiento a sus derechos, incluso convenido por las partes del proceso, prejuicios y sojuzgamientos cuyos vientos parecen estar sometidos a consideraciones de tipo social y ante la exposición que por particularidades ajenas al hecho, llamó la atención a la sociedad y en particular a la prensa regional. Finalmente y ante una dilación que no puede explicarse en fundamentos legales, el viernes últimos la jueza que entiende en la causa decidió continuar otorgando y facilitar la prisión preventiva a Esteban Hanna Farah, luego de peticiones y dilaciones que solo advierten irregularidades que oportunamente fueron denunciadas en el sonado caso.