Google+ Followers

jueves, 7 de junio de 2018

Dia del Periodista. La Compleja Mirada De la Realidad

Por Huber Cracogna

La complejización respecto de la mirada del periodismo y su pretendida objetividad con la que pone en valía su análisis o profundiza en perspectiva abriendo juicio sobre la realidad en la que vive, se compone de un abanico incontable de tópicos que lo sitúan en un lugar desde donde observa, emplazando en cuyo compromiso, sus preferencias. Construye su crítica.

Es inevitable posar la mirada a una realidad constituida y construida desde la aplicación en vigencia de un proyecto político y no advertirlo en la crítica periodística. Esa realidad analizada, como consecuencia de gestión, tiene sus responsables, construye debates y defensa de un modelo. Ni el periodista, ni el editorial que representa, pueden resultar objeto de indiferencia frente a esa realidad.

El debate sobre la objetividad del periodismo y su ubicuidad o neutralidad, cobró actualidad en algunos foros; sin embargo, en los albores de nuestra patria y los periodistas emblemáticos en su trabajo, nunca han dejado de profesar sus postulados desde un contexto y en defensa de corrientes de pensamientos filosóficos, perfiles ideológicos y veredas políticas partidarias: Mariano Moreno, Manuel Belgrano, José Hernández, Rodolfo Wolsh, Tomas Eloy Martínez, Alejandro Dolina a las que se suman en la actualidad editoriales periodísticas como Tiempo Argentino y Página 12. El resto habla de la objetividad y desde la independencia, como si no representarían intereses y no defenderían un modelo ideológico y político evidente y claramente identificable.

Nunca deja de estar presente el pensamiento crítico. La crítica se construye en la necesidad de reforzar valores y de modificar la realidad que nos duele. La crítica cobra sentido en el compromiso. No se puede analizar una realidad insulsa, en blanco y negro, o desde el desprendimiento adeudando valores que lo sitúa en un lugar elegido por el periodista y su trabajo.

La crítica tiene un sentido, un orden y cumple decididamente con un objetivo. No admite mirar la realidad con enfoques desde la nada, desde la objetividad o desde la indiferencia, sin advertir a los responsables que la construyen, la cambian y/o la proyecta.