Google+ Followers

viernes, 25 de mayo de 2018

Villa Ana. 72 Horas

En el transcurso de la presente semana, la redacción de www.norteobligado.com.ar recibió una carta documento intimidante firmada por el Sr. Presidente Comunal de Villa Ana, Don Catalino Comán, obligando a rectificar los términos de la última publicación cuyo título: “Catalino Comán, De Indigente A Empresario Público” hace referencias de desprolijidades y lucros súbito que ante su situación económica e ingresos, no podría explicar ni el 10 % de lo adquirido. Invito al Sr. Catalino Comán, en su carácter de honorable vecino a realizar la denuncia en un juzgado competente atento a establecer la veracidad de las denuncias realizada por este medio periodístico. Espero ansioso su notificación Sr. Comán.

Ante una realidad incontrastable que no puede desmentirse por sí sola, dado la elocuencia de los hechos, medios radiales de Villa Ana me preguntaban cómo podía www.norteobligado.com.ar denunciar los desmanes, falta de ética y transparencia sumada a evidentes adquisiciones tras decisiones del Sr. Presidente Comunal, Comán, que se estrellan con lo legal, sin poder ellos denunciar a viva voz tal realidad.

   La respuesta fue clara. “Porque son hechos que se evidencian ante la realidad misma”. La contra respuesta obtenida por los referentes de medios que me abordó fue “Nosotros no podemos decir nada porque no estamos registrados y Comán nos amenazó que, si decimos algo inconveniente, nos hará cerrar la radio”. El amedrentamiento, la suspicacia, la persecución, la amenaza y el miedo, solo sirve para acallar voces que, de pronunciarse, no se podrían evitar explicaciones. La triste verdad resurgiría por peso propio obligando a los charlatanes y mentirosos a quedar en clara evidencia. Mientras el miedo persista la única verdad que se escuche será la mentira del poder, cualquiera fuere.

   La carta documento recibida intima a rectificar los términos de la nota aduciendo que carezco de documental respaldatoria: El Sr Alfredo Astiz, apodado El Ángel De La Muerte, fue encarcelado y condenado a Perpetua ante una publicación periodística que ni siquiera fue grabada. Ningún medio periodístico, Sr. Comán, necesita documental respaldatoria, conforme a sostener los términos de una publicación en distintos medios masivos. Tal exigencia está básicamente orientada a la tarea que realizan policías, fiscales y jueces. Lamento decepcionarlo Sr. Comán, no ejerzo ninguna de esas nobles tareas ni formo parte de ningún poder del ESTADO. Solo ejerzo la profesión periodística.

    Invito a usted, formalmente, a realizar su denuncia en un juzgado competente y que sea el Juez en turno quien decida sobre la veracidad de los dichos y publicaciones de este medio que a usted tanto molestan. Con temple y calma aguardo su notificación. Para mejor decir, la del juez que me invita a charlar sobre el particular.

   “Se puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Se puede engañar a algunos todo el tiempo. Pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Tampoco se puede infundir miedo a todo el mundo todo el tiempo. En algún momento, alguien lo perderá y se deberá dar las explicaciones exigibles a los demandantes que ya no estarán temerosos ni temblando. Todo es cuestión de tiempo.

   No pretendo que explique a esta redacción sus decisiones política ni muchos menos sus decisiones personales que lo mantienen al rojo con los límites que impone la ley vigente. Solo pretendo que explique a la población de su pueblo que triste advierte haber sido objeto de una estafa electoral, que pagará con hambre y desesperación un engaño del que usted es el único responsable. No me exija documental respaldatoria, solo brinde explicaciones ante su propia comunidad que azorada ve como sus ingresos y capital personal aumentaron de manera exponencial, su soberbia los castiga empujándolos al hambre y desesperación y sus mentiras reinan en el pueblo convirtiéndose en la única e inobjetable verdad. No somos los periodistas los que estamos obligados a responder ni explicar a la comunidad villanense Sr. Comán. Es usted, en su integridad y honorabilidad, si es que a esta altura de su vida algo le queda de ello.

    Entre otras cosas, deberá explicar a la comunidad sumado a quienes bregan ante el cumplimiento de la Ley – Municipios y Comunas/ Ley 2756/1986 – cómo es que uno de sus Revisores de Cuenta es el mismo que maneja la caja de la comuna, ordena pagos y controla cobros del erario público cumpliendo o debiendo cumplir al mismo tiempo con su rol de “Revisor de Cuentas”. Tal parece que la anormalidad en la que vive, entre otras tantas, obliga a que quién tiene la responsabilidad de controlar es el mismo que arbitra y decide sobre el erario y dineros del ente oficial. Uno de sus revisores de Cuentas ¿se controla así mismo?

   Tiene usted Sr. Catalino Comán, 72 horas para explicar a su comunidad de dónde sacó los fondos para las exponenciales compras realizadas que incrementaron su abultado capital personal y desde luego, no solo las arbitrariedades ya naturalizadas en su acotada gestión, sino, y lo invito particularmente, a explicar el rol de uno de sus “Revisores de Cuentas” que ejerce ambos roles y se ubica de ambos lados del mostrador. Es decir, paga resultando el mismo quién controla los pagos, decisiones y manejo de fondos públicos. Clara y flagrante violación de la Ley vigente que pone en serio entredicho los pocos claros manejos de los fondos comunales Sr. Comán.

ATTE: Huber Cracogna.