Google+ Followers

miércoles, 23 de mayo de 2018

Mama Militante Y La Escuela Privada

Casi nunca leo los chats de mamis. Soy una mami que trabaja todo el día y ya, solo por esa razón, bastante castigada por las mamis que tienen la dicha de no tener que trabajar todo el día. Ayer en un rato de vagancia lo abro y empiezo a leer. Mi hijo va a una escuela privada técnica de zona norte. No es la que yo hubiera elegido pero es la que eligió mi hijo y en casa, respetamos las elecciones aunque no concuerden con las propias. Cuestión es que me pongo a leer y comparten la nota de la maestra nazi de Mar del Plata. A continuación sigo leyendo y comparten una nota del gorila de Eduardo Feinmann hablando de la escuela de mi hijo y comparando a la maestra nazi con algunos docentes que militan y comparten con los alumnos su ideología política y los compara con la maestra nazi. Sigo leyendo ya en un estado de indignación total algunos comentarios diciendo que era terrible que se adoctrinara a nuestros hijos y para completar cierro con una mami que critica que se politizó el caso de Santiago Maldonado y que no hubiera tenido problema en que se "rece por este chico" pero que era una barbaridad que se dijera que era responsabilidad del Estado.

Ahí estallo y empiezo a mandarle mensajes al padre de mis hijos. Completamente horrorizada del entorno en el que incentivar el pensamiento político se equipara a defender el holocausto nazi. El padre de mis hijos que me ha conocido peronista y militante, estoicamente se aguanta mi rapto de mal humor y me dice: para eso nuestros hijos nos tienen a nosotros.

Hoy, al volver mis hijos a casa, los siento y les explico el holocausto y les comento las muchas diferencias que hay con la militancia política y, sobre todo, que es de valientes en este mundito de hoy, ser docente y tener huevos de decir "yo creo en esto". Mis hijos me escuchan y, al terminar, me dicen: tranquila mamá… ayer papá nos explicó lo mismo y estaba enojado como vos por lo de Santiago Maldonado.

Vivimos en un mundo en el cual a la juventud se la adoctrina para consumir sin cesar y, de esa forma, ir cercenando su cuestionamiento político, sus valores sociales. Son abducidos por mundos virtuales en donde juegan a salvar el mundo, mientras el mundo real se derrumba a manos de un capitalismo salvaje. Pero, para estos padres que tengo el desagrado de compartir grupo, eso ni siquiera es cuestionable. No les molesta ver cómo van editando la capacidad de pensamiento critico de nuestros niños. Maldita clase media hipócrita que considera suficiente "rezar" por un chico que tenía ideales y fue asesinado. Maldita clase media que paga el gas en cuotas y con lo que no tienen planean mirar el mundial en una tv mas grande mientras que se planifica como llevar a cabo la reforma laboral para darle el último golpe de gracia a la clase laburante.

La falsa moralidad de la aberrante clase media argentina que se espanta frente al aborto pero, que si se muere un pibe chorro alega que está bien porque hay mucha inseguridad. A mi, como madre, me da inseguridad ver la sociedad en la que están creciendo mis hijos, en donde los valores están en crisis y el país cada día más hundido. Deseo volver a un país libre, justo y soberano. Un país con memoria y justicia social. Un pais en donde el pensamiento y la construcción política sean las herramientas que legamos a nuestros niños para sostener una patria inclusiva para todos a lo largo de los años.

"Dirán que pasó de moda la locura, dirán que la gente es mala y no merece, mas yo seguiré soñando travesuras, acaso multiplicar panes y peces".