Google+ Followers

martes, 8 de mayo de 2018

Hogares De Tránsito Para Menores, Blancos De Denuncias

Un informe elaborado por la Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes de Santa Fe, con la colaboración de Unicef, arrojó datos alarmantes sobre los centros residenciales para menores de edad. Fue a partir de un relevamiento durante 2016 y 2017 de las 41 instituciones de acogimiento de la provincia de Santa Fe, más conocidas como hogares de tránsito para chicos que esperan adopción o reinserción en sus familias. El 32 por ciento son estatales y el resto funciona en convenio con organizaciones sociales. En total, alojan a 503 niños de 0 a 18 años. Entre los resultados se alerta que casi la mitad estaba en condiciones de hacinamiento. El 71 por ciento alojaba niños y niñas con medidas de protección vencidas. El 90 por ciento de no estaba en condiciones para discapacitados y el 85 no tenía acceso a salud mental y odontología. El estudio se hizo con encuestas y entrevistas y fue enviado en diciembre a los cincuenta diputados provinciales.

El caso de Kiki, el nene de tres años que estuvo casi dos años bajo la custodia de una familia solidaria que inició acciones legales para adoptarlo, sacó a la luz el informe que desde diciembre estaba en manos de los diputados provinciales.

De acuerdo con el documento, el 39 por ciento de las instituciones relevadas estaba en condiciones de sobreocupación, mientras que en el 44 por ciento había hacinamiento. La situación se agrava en el norte provincial. En el Nodo Reconquista todos los niños, niñas y adolescentes estaban hacinados y en el Nodo Santa Fe más de la mitad presentaban condiciones de sobreocupación y hacinamiento.

Respecto del estado de los edificios, el 47 por ciento estaba en mal estado. Detectaron goteras, humedad, instalaciones averiadas y falta de luz natural. El 44 por ciento no tenía siquiera ventiladores.

En cuanto a la disposición de los espacios el 66 por ciento no contaba con un lugar para entrevistas o encuentros privados. El 44 no tenía salón de usos múltiples y el 90 ningún tipo de adecuación para personas con discapacidad.

Sobre el acceso a la salud, el 56 por ciento de las instituciones dijo tener dificultades para conseguir turnos médicos y el 59 para recibir medicamentos. El 85 por ciento respondió que no tenían acceso a tratamientos de salud mental y a especialidades médicas y odontológicas.

Uno de los ítems evaluados fue la articulación de las instituciones de acogimiento con los equipos de la Subsecretaría de Niñez. El 90 por ciento dijo que eran regulares o malas y el 88 por ciento aseguró que los niños alojados mantenían poco o nulo contacto con equipos provinciales. El 60 por ciento de los trabajadores de los centros estaba con contratos informales o sin contrato.

El informe evaluó también el estado de las medidas de protección excepcional y el tiempo de permanencia de las niñas, niños y adolescentes en los centros. El 71 por ciento de las instituciones afirmó que alojaban niños y niñas con medidas de protección excepcional vencidas. Se concluyó en que el promedio de permanencia en una misma institución superaba el año y medio.

El informe concluye: “La integralidad y la articulación entre actores siguen estando pendientes. Se ha evidenciado la falta de comunicación y encuentro entre los equipos de la Subsecretaría de Niñez y las instituciones de acogimiento por desconocimiento de información pertinente para acompañar las situaciones de las chicas y chicos, y de los tiempos legales de las medidas”.

Reunión con diputados
La defensora de Niñas, Niños y Adolescentes de la Provincia de Santa Fe, Analía Colombo, se reunió martes con la comisión de Derechos y Garantías de la Cámara de Diputados de Santa Fe. La funcionaria asistió acompañada del defensor del Pueblo, Raúl Lamberto, y su equipo técnico. Del encuentro participaron los legisladores Alicia Gutiérrez, Carlos Del Frade, Silvia Augsburger, Verónica Benas, Santiago Mascheroni, Alejandro Boscarol, Claudia Moyano y Patricia Tepp.

La defensora aclaró que el informe fue enviado al Poder Ejecutivo y a ambas Cámaras en diciembre. “Los datos no son ni nuevos ni lapidarios. Son datos objetivos que motivan, desde el inicio de la institución en 2012, un pedido histórico de priorizar y jerarquizar las áreas de niñez. Razón por la cual motivarán una  resolución de recomendación –herramienta defensorial que permite incidir en políticas públicas– en la que ya se está trabajando para presentar ante el Poder Ejecutivo”.

“Está en peligro en Santa Fe”
La diputada peronista Silvia Simoncini recordó los pedidos de informes que la Cámara de Diputados elevó en 2016 y 2017 al Ejecutivo provincial sobre el funcionamiento de los centros de atención de niños, niñas y adolescentes. También reflotó el proyecto de su autoría para crear una red de residencias públicas que aún no fue tratado por la Cámara baja.

Los diputados del bloque Igualdad y Participación, Silvia Augsburger, Rubén Giustiniani, y del Frente Social y Popular,  Mercedes Meier y Carlos Del Frade, también recordaron los pedidos de informe. “La situación de crisis y de emergencia en la Subsecretaría de Niñez de la provincia no es nueva para nosotros, es una preocupación que venimos expresando en pedidos de parte de ambos bloques durante todo el año pasado”, explicó Augsburger.

Inversiones en los hogares
En diálogo con El Ciudadano el ministro de Desarrollo Social, Jorge Álvarez, dijo que los resultados del informe responden a un relevamiento hecho hace un año y medio atrás. Argumentó que en los últimos dos años el gobierno provincial aumentó en un 600 por ciento el presupuesto para los hogares de tránsito. También apuntó que los centros de este tipo pasaron de ser 23 a 44 con un aumento de la inversión por cada uno de ellos. Consultado sobre el control de las inversiones en esos centros, dijo que se realizan rendiciones de cuenta, inspecciones y controles. “Se han detectado irregularidades y se ha ido mejorando mucho”, aseguró. Sobre el porcentaje de trabajo no registrado que releva el informe, Álvarez dijo que son más de 1.600 los empleados que trabajan con Niñez: “Hemos trabajado en una nueva estructura para centros residenciales que se aprobó a fines del año pasado. Estamos con personal de planta permanente y acompañantes personalizados”.

Según el ministro, en la provincia hay 1.145 chicos con medidas excepcionales. La mitad de ellos está en alojamientos, más de 100 con familias solidarias y el resto con familias ampliadas. Recordó que días atrás visitó la provincia el representante de Unicef en Argentina, quien rescató el trabajo del gobierno provincial con los niños.