Google+ Followers

sábado, 12 de mayo de 2018

El Dolor Del Papá De Un Submarinista, A 6 Meses De La Desaparición Del San Juan

La nave desapareció el 15 de noviembre. La búsqueda no dio resultados positivos. "No me resigno a que el mar sea la tumba de mi hijo", expresó Jorge Suárez. El santafesino Germán Suárez era sonarista en el ARA San Juan, el submarino desaparecido el 15 de noviembre en la zona del Golfo San Jorge, al sudeste de la Península Valdés.

A días de cumplirse 6 meses de la desaparición y búsqueda de la nave, que contaba con una tripulación de 44 personas (43 hombres y una mujer), el papá de Germán, dialogó con LT10 y dijo que no se resigna a que “el mar sea la tumba de mi hijo”.

Jorge Suárez, manifestó que el dolor por la pérdida de un hijo “es un cuchillo que te clavan en el estómago y se revuelve en cualquier horario. Es algo que solo voy a dejar de percibir cuando mi corazón se detenga”.

Emocionado, contó que el sufrimiento nunca se termina: “Te levantás y llega el dolor, vas al baño y llega el dolor, te vas a acostar y llega el dolor. Trabajás y tenés dolor, vivís y tenés dolor”.

Por otro lado, remarcó en "Primera Tarde" que el ARA San Juan "no estaba en condiciones de salir a navegar", y sostuvo que "no se encuentra porque a nadie le conviene revisar las condiciones en las que lo mandaron al mar".

 "Muchos están diciendo que lo hundieron y no es así, porque hubiera habido combustible y pedazos del submarino", comentó, "con la implosión de la nave, todo esto habría salido a la superficie del mar".

Según Suárez, el problema radicó en que la fábrica de baterías no colocó baterías nuevas durante los trabajos de mantenimiento del submarino. "Hay informes de público conocimiento sobre las fallas en la batería", afirmó.

El Ministerio de Defensa abrió el 2 d emayo los sobres con las ofertas para llevar adelante el rastrillaje del submarino ARA San Juan y tratar de localizar la embarcación con 44 tripulantes.

Según trascendió, cuatro empresas se presentaron para llevar adelante la misión. Hasta ese momento, los nombres y las propuestas de cada oferente no se conocieron pero trascendió de todos modos que que entre las empresas interesadas hubo compañías noruegas, estadounidenses y argentinas. La empresa ganadora tendrá 100 días para tratar de localizar al submarino.