Google+ Followers

viernes, 25 de mayo de 2018

Calchaquí: Bestia Violó A Todas Sus Hijas Y Las Embarazó

El detenido abusó sexualmente de sus descendientes, una de las cuales tiene retraso madurativo y dio a luz cinco veces a raíz de las vejaciones. El estremecedor caso ocurrió en Calchaquí, Santa Fe.

Un hombre y su mujer fueron detenidos en la localidad santafesina de Calchaquí por los reiterados abusos sexuales a los que él sometía a sus hijas y una hijastra y con las cuáles, sospechan los investigadores, tuvo siete hijos, informaron fuentes policiales.

La causa comenzó a partir de una denuncia a la línea 144. A partir de allí, el juez Gustavo Gon, de la Oficina de Gestión Judicial de la ciudad de Vera, localidad cabecera del departamento, resolvió este miércoles dictar la prisión preventiva de la pareja por un mínimo de 10 meses y dispuso que quedaran alojados en la Alcaidía de la ciudad.

Al hombre, identificado como Miguel Gauna, se lo acusa de abuso sexual agravado por el vínculo y por ser el guardador de las víctimas, una de las cuáles, además, se encuentra embarazada.

También ordenó la detención de Ana María Velázquez, su concubina, por el delito de encubrimiento. El juez investiga si la mujer inscribía como propios a los niños que nacían fruto de las relaciones incestuosas de Gauna.

El caso

Todo comenzó en marzo pasado con una denuncia anónima a la Línea 144 del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, acerca de la situación del hombre, que vivía con numerosas personas en una casilla de las afueras de la localidad de Calchaquí, a unos 205 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe.

El aviso alertó de inmediato a la Comisaría de la Mujer y a las autoridades judiciales, tras lo cual intervino también la Agencia Provincial de Investigación sobre Trata de Personas de la ciudad de Reconquista y la Subsecretaría de Niñez, de Vera.

También se involucró una ONG de Calchaquí que tomó contacto con las víctimas, una de las cuales tiene 30 años y sufre un retraso madurativo, y concibió cinco hijos, dos mujeres y tres varones. También figura en la causa una mujer de 20 años que tiene dos hijos pequeños y está embarazada.

Voceros del caso indicaron que las mujeres víctimas de los abusos serían tres, una de las cuales no sería hija biológica de Gauna. El fiscal Martín Gauna Chapero solicitó la realización de pruebas de ADN para confirmar las sospechas sobre la paternidad del acusado.

En tanto, los niños y adolescentes, algunos de los cuales poseen diferentes formas de discapacidad, están siendo asistidos por diferentes organismos estatales y la Fundación Luminares de Calchaquí. Todos los involucrados, alrededor de 11 personas, convivían en una casilla muy precaria, hacinados y en paupérrimas condiciones de higiene, sin agua potable, cloacas ni luz eléctrica. “Vivían en una casilla en condiciones infrahumanas” dijeron los investigadores.

Qué dijo el MPA

Un hombre de 53 años cuyas iniciales son MGG quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación por delitos contra la integridad sexual en perjuicio de su hija biológica y de la hija de su pareja –ambas víctimas con retraso mental madurativo– cometidos en una vivienda ubicada en zona rural de Calchaquí. Así lo resolvió el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Gustavo Gon, a raíz del pedido formulado por el fiscal Martín Gauna Chapero en la audiencia de medidas cautelares realizada en los tribunales de la ciudad de Vera.

En el marco de la misma investigación que dirige Gauna Chapero, también quedó en prisión preventiva la pareja del imputado. Se trata de una mujer de 56 años cuyas iniciales son AMV.

En relación a los hechos investigados en los que la víctima es la hijastra del hombre imputado e hija biológica de la mujer, el fiscal les atribuyó a los dos el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser cometido contra una menor de 18 años aprovechándose de la situación de convivencia preexistente), en concurso real con el delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado. También les imputó el delito de promoción a la corrupción de menores calificada (por la edad de la menor) En relación al hombre, le atribuyó los ilícitos en carácter de autor, mientras que a la mujer se los imputó como partícipe necesario.

Por su parte, en relación a los ilícitos en los que la víctima es la hija biológica de los dos imputados, Gauna Chapero les imputó los delitos de abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado (por ser cometido contra una menor de 18 años aprovechándose de la situación de convivencia preexistente y por la calidad de ascendiente) y reiterado, en concurso real con promoción a la corrupción de menores calificada (por la edad de la menor). Al hombre le atribuyó los delitos en calidad de autor, mientras que a la mujer se los imputó como partícipe necesario.

Los hechos

Los ilícitos que investiga el fiscal Gauna Chapero fueron cometidos desde el año 2002 hasta la actualidad en una vivienda ubicada a 10 kilómetros de la ciudad de Calchaquí, en el denominado barrio Aborigen. “Los dos imputados se unieron en pareja en 1991. Fruto de esa relación nacieron cuatro hijos, con quienes convivían en la misma casa. También vivían en el mismo lugar una hija y un hijo que había tenido la mujer en una relación anterior”, aclaró el fiscal.

“Durante la convivencia, resultaron víctimas una hija biológica de los dos imputados y la hija mujer de la imputada. Las dos víctimas padecen sendos retrasos mentales madurativos moderados y fueron abusadas cuando eran menores de edad y también luego de cumplir los 18 años”, agregó el fiscal. “Como resultado de los abusos, nacieron siete personas y una de las víctimas está embarazada en la actualidad. Es decir, el imputado tuvo siete hijos con su hija y con su hijastra, y se espera el nacimiento de un octavo bebé”, aclaró.

Gaúna Chapero manifestó que “los abusos se concretaron en reiteradas oportunidades y presumiblemente con la misma modalidad. Siempre fueron abusando de una relación de dependencia, de autoridad y de poder, y se concretaron con el consentimiento y cooperación de la mujer”. El fiscal también indicó que “a raíz de los retrasos mentales que padecen las dos víctimas, no podían consentir libremente las relaciones sexuales”.

El fiscal del MPA también hizo hincapié en que “paralelamente a los abusos, el accionar consciente y voluntario descripto por los imputados (con indiscutible capacidad corruptora) estaban dirigidos a promover la corrupción de las dos víctimas en virtud del despertar prematuro, perverso o excesivo de sus instintos sexuales, capaces de producir una alteración en su normal percepción y desarrollo sexual”.

Denuncia

Gaúna Chapero detalló que “la investigación se inició a raíz de una denuncia radicada en el MPA por una Fundación a la que las víctimas llevaron a sus hijos para que reciban atención a raíz del bajo peso de los niños”. En tal sentido, agregó que “se trata de un caso en el que media el interés público y motivos de seguridad como para que la promoción de la acción penal sea de oficio, en tanto resulta conveniente para el interés de las víctimas”.

“Las mujeres son mayores incapaces y los sindicados como autores son sus propios guardadores, por lo que existen intereses gravemente contrapuestos. Por eso es que la ley autoriza al MPA a instar la acción penal en su rol tutelar, ante la inacción de los representantes legales”.