Google+ Followers

viernes, 13 de abril de 2018

Villa Ocampo Ya Tiene Su Barco Fantasma

En cercanías de Puerto Ocampo, anclado en alguna orilla de riachuelos aledaños, hace días se descubrió la presencia ominosa de un barco abandonado y de gran tamaño que yace allí, en silencio, sin que nadie reclame, sin voces solicitando ayuda, sin rastros que puedan dejar indicios de su vida de carguero, de aventuras realizadas y de capitanes caminando con piernas de palos, ojos cubiertos y sangre derramada que la aventura de grandes ríos demanda.

Un barco de gran porte apareció hace algunas semanas abandonado en las riberas de riachuelos muy cerca de Puerto Ocampo. Sus dimensiones son significativa y se emerge a la vista de quienes lo descubren sin rastros, vestigios o indicadores de su vida activa y surcando las aguas del coloso del Paraná.

   Esta despintado y con muestra de falta de mantenimiento desde tiempo. No cuenta con identidad o indicios de rastros del que se podría advertir de su pasado inmediato. Solo muestra su enorme carcasa y el mutismo de una mole de hierro que todavía flota en el río. En su interior no hay absolutamente nada. Solo la cascara de un gran barco que se niega a que su pasado sea revelado ante la deducción de algún conocedor de estas fábulas que flotan en el Paraná trasladando y transportando mercadería, combustibles, pescados o contenedores de factorías extranjeras. Un barco fantasma que al calor del día desafía al sol, a sus visitantes y leyendas de costas, agua y crecientes.