Google+ Followers

sábado, 14 de abril de 2018

Villa Ana: Todo Comenzó Con Un CAMBIO

A pocos meses de asumir el nuevo régimen en el norteño pueblo han cambiado muchas cosas, mucho más de lo deseado. El SAMCO local se quedo sin apoyo por No haber elegido Pte. al delfín de Comán; las necesidades básicas y elementales siguen sin ser atendida y respondida de manea impiadosa sumando amenazas de cortar servicios tales como el agua potable por falta de pago son las respuestas del déspota. Lo bueno es que se inauguró una Cancha de Carrera de Caballos con insumos pagados por la comuna que costó más de $ 50.000 y una nueva camioneta 4x4 surca las polvorientas calles sin arreglar. Un desalojo a un indigente sin orden judicial suma ecos a los desastres diarios.

El nuevo orden imperante por el flamante déspota inauguró un régimen aplicado al pueblo forestal que ante tanto atropello y mal trato, se fortalece en broncas colectivas que ya perfila aventando a un polvorín cuyo lapso de estallido es solo cuestión de tiempo. Como ya denunciamos en reiteradas oportunidades, Comán se impuso un haber de $ 45.000 que luego de las notas publicadas tuvo que explicarlo frente a su comisión comunal del mismo modo que la compra de una camioneta 4x4 Hilux cuyo valor asciende a $ 500.000. Es el mismo señor, desvergonzado señor, que niega ayuda a indigentes, niega pasajes a enfermos y su poco trato con la gente se resumen en agresiones e insultos.

- Sr. Comán. Tengo 4 hijos chicos y necesito una caja de leche, o que me ayude para comprar una. Por favor -, le imploró una pobre mujer. – No tengo ni la leche ni para ayudarla. Y tampoco tengo la culpa de que usted tenga tantos hijos sino puede alimentarlos – fue la escueta respuestas que le brindo debajo de la amplia galería que caracteriza al palacio comunal de Villa Ana. La pobre mujer fue a solicitar ayuda a una escuela y descargó su decepción e impotencia ante el docente que pacientemente la escuchaba. Un ejemplo de los tantos que se cuentan en la calle que sirve para tomarle el pulso al personaje que ganó las elecciones en la última campaña.

   Desde hace 15 días se están colocando medidores de agua en el servicio cuya distribución y explotación le pertenece a la comuna local. En principio se dijo que se cobraría $ 500 por su instalación, decisión que luego se corrigió al disponer gratis su colocación a los vecinos. La decisión no es hija de la benevolencia de Comán, sino y atento a que alguien le recordó que esos 700 medidores de los que disponen los consiguió Ramón Romano de la provincia, quien se los entregó gratuitamente. Lo que se dice, en tono amenazante, es que ante la falta de pago y morosidad se dispondrá de inmediato el corte del servicio sin más contemplaciones.

    Sr. Comán, valdría la pena recordar que el cobro por el serbio no corresponde a la venta de agua. El agua es una riqueza que nos pertenece a todos y es de todos. Lo que el servicio cobra es su distribución, mantenimiento y potabilización. Razón por lo cual la Ley, la misma que califica al agua de vital – necesaria para vivir – no se puede negar a nadie, más allá de las razones o impedimento de pagarla. Ante la falta de pago y la disipación de cortar el servicio, todas las empresas prestadoras del mismo están obligadas a dotar a cada familia de 100 litros de agua embasada en raciones diarias. ¿La comuna de Villa Ana cuenta con esa posibilidad? Atento a que la respuesta es “No tiene esa posibilidad”, en la primera denuncia presentada por un vecino, tendrán que restituir el servicio a todos aquellos a los que por falta de pago se le corto. Si la comuna no puede dotar de esa ración diaria, no podrá cortarle el agua a nadie.

   Pero atento a los desmanes y decisiones anti populares que se toman todos los días que acompaña a una presión social que alienta a un polvorín que se sublevará en breve, Comán decidió disponer de $ 50.000 facilitando camiones de arena y máquinas para distribuirlas en una flamante cancha de carrera de caballos. El costoso hallazgo que imprime una impronta que contrasta con problemáticas sociales donde existen familias que no pueden comer todos los días y luchan contra la pobreza extrema, el presidente de comuna niega todo apoyo al SAMCO local, ante el castigo impuesto por no haber elegido al delfín que pretendió que ocupe el estratégico lugar institucional.

   Ante lo cual, deberíamos cumplir en la necesidad de denunciar un desalojo ilegal producido hace 20 dias concretado por un vecino que presentó papeles apócrifos y valiéndose de la complicidad policial, fue expulsó un indigente – Cussit - que ocupa el terreno desde más de 10 años y amparado por la Ley Pierri. El desalojo se lo concretó bajo la impunidad que facilitó el déspota Comán sin que me medie una orden judicial para tal menester. Del tema ampliaremos en notas sucesivas.

   Habrá que preguntarse si ante los resultados obtenidos y disposiciones emanadas desde la comuna local que han permitido cambiar el nivel de vida solamente a Catalino Comán y sus acólitos servidores, si esta lamentable y triste gestión seguirá teniendo apoyo de la provincia o primará la sensatez en la que desde el orden institucional o judicial se le ponga límites a los excesos insufrible del nuevo déspota villanense.