Google+ Followers

lunes, 30 de abril de 2018

Un Decreto De Lifschitz Revela Flaco Control De Fumigaciones En Santa Fe

El documento oficial blanquea que no se usó la mitad de la plata destinada a fiscalizaciones. Son apenas 1 millón y medio de pesos porque el presupuesto de por sí es muy bajo. El dinero también se debería usar para campañas de concientización.

El gobernador Miguel Lifschitz firmó el 18 de abril el decreto N° 787 para incorporar al presupuesto de este año de la Subdirección General de Agricultura y Sanidad Vegetal del Ministerio de la Producción el “saldo no invertido en el ejercicio 2017” del rubro “Control Fitosanitario”.

En el mismo documento está el monto del dinero que no fue gastado: un total de $ 1.539.342,38. Ese número, que es exiguo, adquiere otra dimensión cuando se lo compara con lo previsto para ese fin: apenas $ 3.190.000. O sea que en 2017 se invirtió sólo el 48,25% del bajísimo presupuesto destinado al control de los agroquímicos.

Según la ley 11.273 de fitosanitarios, que es la que regula las fumigaciones y que las organizaciones ambientalistas intentan –hasta ahora sin éxito- modificar, el control de las fumigaciones se financia casi totalmente con la tasa de fiscalización que se cobra de las máquinas y productos para las aplicaciones. Aporta lo suyo también la recaudación por “multas por infracciones a la ley y normas reglamentarias” pero el monto es minúsculo: 447.000 pesos, según el presupuesto 2017. Se ve que imperan las buenas conductas en las zonas rurales.

De acuerdo a la misma ley de fitosanitarios, “los fondos que se recauden serán aplicados exclusivamente al cumplimiento de la presente ley, determinándose que el cincuenta por ciento de los mismos será destinado a solventar tareas de fiscalización y control. Con el remanente se atenderán las tareas de divulgación, convenios con otras instituciones, organización y dictado de cursos, matriculaciones, inscripciones y provisión de bibliografía”. Para todos esos fines, apenas un millón y medio de pesos.