Google+ Followers

jueves, 5 de abril de 2018

No Son Los Que Están. O No Están Los Son

… A La Cabeza De Los Reclamos, O Los Reclamos De Cabezas…

Por Huber Cracogna

El malestar ocasionado por tarifazo de servicios donde la boleta del consumo de energía eléctrica paso todos los límites definió estrategias en la que algunos decidieron hacerse los tontos, mientras que otros sectores partidarios se pusieron al frente de las demandas populares. Es proverbial la ausencia de acciones y pronunciamientos por parte de Paduán, la diputada provincial Estela Yaccuzzi y del Senador Orfilio Marcón respecto del tema. La bronca crece, las organizaciones levantan la voz y el polvorín social amenaza con rebeliones aleccionadoras. Marcharán con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes.

En tiempos de crisis y ante la necesidad de que el accionar político debía y debe anclar en reclamos populares, el General Perón sentenció tal situación con una frase histórica: “Los dirigentes deberán ponerse a la cabeza de los reclamos; de lo contrario, los reclamos y la gente marchará con la cabeza de los dirigentes”. La frase es más actual que inteligente, no porque no lo fuera, sino, porque define una situación en la que explica una obviedad de Perogrullo.

   El golpe que asimiló la actual gestión provincial ante su decisión de aumentar exponencialmente las tarifas eléctricas de manera reiterada y sin amortiguar el impacto con una sola medida política, estalló en el ceno del poder del F.P.C.y S., al tener que explicar que “nunca imaginaron que el impacto iba a generar un descontento social que movilice a la gente y se pronuncie en un rechazo manifiesto” contra lo que considera una estafa del estado. A pesar de que las alertas se encendieron y pusieron de sobre aviso a todo el gobierno, en el interior de la provincia, muchos sectores políticos siguen apostando a la indiferencia suponiendo que el mal estar solo se disipará con los meses o el transcurso de los días.

   La intervención en un medio de comunicación televisivo de Villa Ocampo, la diputada Yaccuzzi justificó el tarifazo y adelantó que el que “No paga, le cortarán la luz”. La misma frase pronunció el año pasado en el recinto deliberativo de la ciudad sin pagar un céntimo de precio político por sus irresponsables aseveraciones. El proverbial silencio de Enrique Paduan sobre el particular y el adoctrinamiento a sus concejales reclamando apatía sobre el particular asunto al punto tal que en la sesión de miércoles próximo pasado, ante un reclamo y presentación de un proyecto del bloque PJ se debió llamar a un cuarto intermedio y mantener una charla en privado entre jefes de bloque conforme a lograr el apoyo, que finalmente se dio.

   En tanto el resto esperaba los resultados del “acuerdo” entre partes, la Concejal del PRO, Graciela Da Silva, les recordó a sus pares de bloque que el año pasado abortaron un proyecto en reclamo de los más débiles siendo permeable al primer tarifazo sufrido. “Los Concejales recibían mensajes por whatsapp de algún integrante del ejecutivo para boicotear un proyecto que nos permita pronunciarnos en contra del tarifazo; lo que finalmente paso”, recordó Da Silva, mientras recorría con miradas a sus pares a modo de pase de facturas. “Espero que este año no pase lo mismo”, sentenció la Edil de bloque unipersonal. Finalmente, el PJ logro el consenso destinado a la aprobación del proyecto y el llamado a la celebración de una asamblea popular con fuerzas vivas, institucionales y ciudadanos para el martes venidero a partir de las 20:30 horas en el salón del Cuerpo deliberativo.

   Al margen de la postura del cuerpo de concejales del P.J. coherentes con sus convicciones ideológicas, que instaló de grupo el sensible tema de creciente actualidad, lo dantesco del debate es que una Concejal del PRO, reclamaba sensibilidad social a sectores partidarios cuya jactancia real es tan longeva como su historia (U.C.R.) No solo resulta extraño que una representante del PRO se expida y reclame acciones políticas ante problemáticas de sensibilidad social, sino y lo que resulta más extraño aún es que Da Silva, siempre estuvo en esa vereda y junto con el P.J. es la voz que se levanta en reclamo sociales corriendo por derecha al oficialismo presente. No están los que son, o no son los que están…

   Con boletas en la que todas superan la posibilidad de pago. Con jubilados que cobrando $ 7.500 de haberes deben pagar $ 3.500 de luz, $ 270 una garrafa de 10kg, y otros $ 3.000 de medicamentos debiendo hacerse cargo de los hijos que quedaron sin trabajo tras el cierre definitivo del complejo agroindustrial de Villa Ocampo y un comercio que perdió más de 50 % de sus ventas debido a la caída estrepitosa del consumo poniendo en serio riesgo una importante franja de trabajadores que alberga, la pulsión y compromiso de los actores políticos, conductores y referentes partidarios habrán de ponerse de sobre aviso y legitimar sus cargos electivos.