Google+ Followers

jueves, 26 de abril de 2018

Cultura Y Educación No Riman Con Cambiemos

Los docentes porteños reclamaron contra el cierre de los profesorados. La escritora Claudia Piñeiro, quien estudió en uno de ellos, y fue la encargada de la apertura del encuentro, se solidarizó con los manifestantes. El ministro Pablo Avelluto se quedó sin hablar y su colega Enrique Avogadro no pudo terminar su discurso.

La inauguración de la 44ª edición de la Feria del Libro de Buenos Aires estuvo marcada por la irrupción de un nutrido grupo de docentes porteños, que manifestaron su oposición al cierre de los profesorados por parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. La escritora Claudia Piñeiro, a cargo del discurso de apertura del encuentro, se solidarizó con la protesta. 

Los docentes desplegaron sus banderas y entonaron sus consignas cuando comenzó a hablar Enrique Avogadro, el ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, quien no pudo concluir su intervención, hecho que rebotó rápidamente en las redes sociales.

Tampoco pudo hacer uso de la palabra, el ministro de Cultura nacional, Pablo Avelluto, quien lamentó el episodio por Twitter, sin hacer alusión al programa Unicaba, que prevé el cierre de 29 institutos de formación docente y que provocó la protesta de docentes y estudiantes. . 

Piñeiro, en cambio, recordó que ella misma había ido a un profesorado, y agregó "espero que se retire el proyecto “. La autora de Las grietas de Jara advirtió, además, que “nuestra tarea (la de los escritores y la de los docentes) tiene que ser honrada como lo que es, trabajo". “Las políticas educativas y culturales tienen que ser sostenidas en el tiempo para que sean efectivas", sostuvo.

Los estudiantes porteños no dudaron en hacer un escrache en la Feria del Libro.
La escritora añadió que "el lugar del escritor es el del conflicto con la autoridad" y que "está claro que si un chico sale de la primaria sin saber leer, no será lector en el futuro". 

Acto seguido, Avelluto quiso hablar. Arreciaron de vuelta los gritos.  "A los fascistas le pido silencio", dijo el ministro. "Ya que los que vinieron a manifestarse de forma autoritaria se manifestaron, que nos dejen hablar", agregó, pero los cánticos siguieron y se fue en medio de gritos por el fin del proyecto que cierra profesorados.