Google+ Followers

sábado, 31 de marzo de 2018

Venimos Por Todo: Convirtieron La Escuela En Un Centro Operativo Político

Personal docente de la escuela 6096 de la localidad de Villa Ana cuenta con 13 personal, de los cuales, 5 gozan de tareas pasivas. Se denunció que una docente que en su carácter de tal – tareas pasivas – tiene oficina propia, da órdenes al resto del personal, oficia de rectora y baja líneas en decisiones gremiales infligiendo coerción en actividades sindicales. Los fantasmas de manipulación de información y abuso de poder rondan a la histórica institución educativa villanense. Los Catalinos se atrincheran en instituciones e infunden atropellos cotidianos.

Nos separan algo más de 10 años en que una comisión Cooperadora escolar que cumplía en rigor su trabajo en su carácter de tal – Esc. Primaria 6096/Jornada Completa -, luego de ser denunciada por el resto de los integrantes y publicado en un medio gráfico de la época, fue intervenida por estamentos ministeriales dado las irregularidades que no solo se denunciaron, sino, que al comprobarse gran parte de ellas luego de oficiar una investigación administración contable con el fin de esclarecer y echar luz a situaciones harto irregulares se expulsó a los integrantes. 

   José Ibarra, quien oficiaba de Vocal de la Comisión Cooperadora en cuestión, hacía compras de mercadería destinadas al abastecimiento del comedor escolar, manejaba la chequera de manera arbitraria cuyo resguardo era su propio domicilio, lugar en la que además, realizaba las compras y agenciaba como depósito de las mismas. En el último año, Ibarra presentó al resto de los integrantes un balance en un pizarrón sin una mínima documentación que lo respalde, hecho que le valió una denuncia administrativa en el ministerio de Educación, que luego de pocos días, un delegado ministerial decidió la intervención de la Cooperadora impidiendo que el susodicho pudiera participar de otras comisión públicas y estamentos oficiales de manera formal y acreditado para cualquier de los roles institucionales ulteriores.

   José Ibarra es el primero de los asesores del Presidente de Comuna de Villa Ana, Sr. Catalino Comán. Ser favorecido por los resultados electorales permitió que no solo el Sr. Ibarra irrumpa mezclándose en la función pública – aunque no ocupando cargos públicos oficializados – en el cual el atrincheramiento institucional de extensión, las viejas prácticas que lo identifican en su accionar derivaron en denuncias en la que su esposa, María Fernanda Di Dio, docente de la Esc. 6096, quien fue destinada a tareas pasivas, acredita una oficina propia, controla la actividad docente y baja líneas en actividades gremiales coaccionando decisiones del resto de los docentes. En la consideración en que en rigor debieron evaluarse tres alternativas en respuestas a luchas que la docencia lleva a delante contra el gobierno provincial, Di Dio, intentó manipular decisiones del personal. Hecho que fuera denunciado al gremio y alertada a la dirección del establecimiento educativo ya citado.

   Tal situación descripta, según se adelantó, generó enormes divisiones en el personal obligando a soportar situaciones insufribles e irrespirables que desde hace meses a esta parte, perjudicó fatalmente la convivencia y armonía que debe reinar en el cuerpo docente desplazando el respeto entre el personal y abriendo paso a la suspicacia, la desconfianza y el hostigamiento institucional, de camaradería y personal.

  A poco de asumir el presidente de Comuna Catalino Comán, se desplazó a personal administrativo y calificado de la comuna otorgándole tareas callejeras donde fueron filmados y denigrados en redes sociales, políticas locales, con que el que se pretendió lograr apoyo popular conforme y destinado a legitimar despedidos explicando problemas financieros. El hecho recordado da cuenta de que a poco de echar personal, Comán nombra 3 personal administrativo de su palo y se acreditó un haber presidencial que asciende a $ 45.000 mensuales. Los dichos públicos de Comán sobre la delicada situación vivida explicando a la comunidad quedaron en serio entredicho y en formal contraste con sus decisiones.

    Lo cierto y atento a la construcción de poder que lleva adelante Comán y sus acólitos, que no perdieron tiempo en atrincherarse en distintas instituciones, manipular voluntades impulsando abusos de poder valiéndose de acomodadas posiciones que solo son respaldadas por resultados favorecedores de una elección, en nada legitiman posturas que mucho se alejan del respeto en la diversidad y la construcción colectiva poniendo como valor supremo el bien común y la obediencia de todos.