Google+ Followers

miércoles, 28 de marzo de 2018

Basta De Ajustes Y Aprietes

La decisión del gobierno de pagar el aumento del 18% por decreto escaló el conflicto con los gremios. Ayer la protesta docente sumó a municipales y estatales y puede convertir a la huelga del 4 y 5 de abril en un paro general del sector público.

La jornada de protesta de los docentes de Amsafé y Sadop, a la que se sumaron los líderes de Festram, ATE y Siprus, se convirtió ayer en una respuesta a la decisión del gobierno de Miguel Lifschitz de cerrar las paritarias en el Estado, pagar el aumento del 18% por decreto y descontar los días de huelga. Un video del ministro Pablo Farías que confirmaba las decisiones ya había azuzado la bronca en la marcha que se plantó frente a la Regional 4 del Ministerio de Educación y la sede rosarina de la gobernación. Pero la certeza oficial encendió los discursos: "Si gobierno profundiza el ajuste, continuarán la lucha y los paros", retrucó el secretario adjunto de Amsafé, José Testoni. Su colega de Sadop, Patricia Mounier, interpretó el anuncio de Farías como una amenaza. "El que rompe el diálogo y aprieta es el gobierno", dijo. Mientras que sus compañeros de Festram, Claudio Leoni, y de ATE, Marcelo Delfor, coincidieron que el pago por decreto "agravará el conflicto" y si Lifschitz no mejora la propuesta salarial ‑lo que ya descartó‑ el paro docente del 4 y 5 de abril sumará a municipales, estatales y de la salud en un "paro general en el sector público".

La bronca de los maestros se descargó en los cánticos, algunos viejos y otros nuevos. Uno de ellos dedicado al propio gobernador, a quien llamaron "Miguelito" por la rima y a la ministra de Educación, Claudia Balagué, a quienes advirtieron que "con los maestros no van a poder".

Entre los dirigentes de Amsafé y Sadop, se ubicaron Leoni, el secretario general del sindicato municipal de Rafaela y dirigente de la CGT, Darío Cocco y el secretario adjunto de ATE, Marcelo Delfor. El secretario gremial de Siprus, Leandro Goldsack, mandó un mensaje que denunció al gobierno de Lifschitz por "entregar a los trabajadores con el pacto fiscal" que firmó con Mauricio Macri.

Leoni dijo: "No al techo salarial que nos quiere poner el gobernador. Por esto estamos todos en lucha". Y si la provincia ratifica ese tope del 18% ‑que los municipios y comunas tomaron como mandato‑, "el 4 y 5 de abril vamos a estar todos en la calle". Delfor coincidió que si el gobernador no cambia su política ‑lo que parece improbable‑, el paro docente del 4 y 5 de abril se convertirá en "un paro general en el sector público" al que se sumarán municipales, estatales y trabajadores de la salud. "Vamos a estar todos unidos en la lucha", acotó.

Mounier fue la que habló desde la tribuna del video de Farías que confirmaba el cierre de la paritaria, el pago por decreto y el descuento de los días de huelga. "Escuchamos al ministro, lo que dice en la prensa no se animó a plantearlo en la mesa paritaria, quieren imponer la propuesta salarial por decreto y ahora amenazan con los descuentos". Y ratificó el paro del 4 y 5 de abril. "Basta de ajustes y aprietes. El que rompe el diálogo, el que amenaza y aprieta es el gobierno", dijo.

El líder de Amsafé La Capital, Oscar Lozeco, señaló que el plan de lucha fue votado por "el 95 por ciento de los docentes, mal que le pese al gobierno que una vez más quiere meterse en el gremio. La moción de aceptar estuvo, y sólo el cinco por ciento de los maestros consideró que la propuesta era aceptable; el resto, le dijimos que no". "No vamos a aceptar que este gobierno venga a inmiscuirse en la decisión de los trabajadores", remarcó.

Testoni volvió después sobre esa "intromisión patronal" en el sindicato al denunciar que el gobierno envió "un no afiliado" a plantar una moción contra el paro "en la asamblea de Amsafé La Capital".